saltar al contenido

Gestión de Programas ASH y COVID-19

Gestión de Programas ASH y COVID-19: Lecciones Aprendidas por Water For People en América Latina

Jennifer Zavala, Oficial del Programa Regional de América Latina, Water For People

versión inglesa aquí.


Desde marzo de 2020, el nuevo Coronavirus (COVID-19) ha planteado retos generalizados para los programas de agua, saneamiento e higiene (ASH) en las zonas rurales donde trabaja Water For People. Sin embargo, los contextos de desarrollo desafiantes también presentan oportunidades y crean un espacio para enfoques adaptativos e innovadores que pueden conducir a mejoras en los programas a largo plazo. A lo largo de la pandemia, Water For People en América Latina continuó avanzando para alcanzar Cobertura Total Para Siempre con servicios ASH sostenibles a través de enfoques de cambio de sistemas rurales en asociación con las oficinas de ASH de los municipios y otros actores locales. Si bien el contexto en constante evolución fue abrumador y el progreso fue lento a veces, los equipos de los países perseveraron implementando sistemas y procesos, adaptándose a una nueva realidad virtual, y abrazando nuevas oportunidades de influencia en el sector y de recaudación de fondos en Bolivia, Perú, Guatemala, Honduras y Nicaragua. En un contexto global lleno de incertidumbre, es importante que reflexionemos sobre las experiencias y lecciones aprendidas durante el último año y las aprovechemos para mejorar la eficacia y la eficiencia de la gestión de los programas que contribuirán a alcanzar Cobertura Total Para Siempre con servicios ASH fiables

Es importante adaptar e implementar sistemas y procesos para proporcionar una dirección clara, comunicación y orden en medio de la incertidumbre.

A veces, parecía inútil poner en marcha sistemas y procesos cuando todo estaba en constante cambio, pero el esfuerzo valió la pena, ya que Water For People coordinó una respuesta a la pandemia y proporcionó una dirección clara sobre cómo continuar con la implementación del programa. En América Latina, Water For People puso en marcha un sistema para hacer un seguimiento de los casos de los países, los confinamientos y otras ordenanzas gubernamentales con los directores de los países, y comunicó esa información a nivel global de forma bimensual para mantener informados a todos en la organización. A niveles regional y nacional, los equipos supervisaron regularmente el progreso de los proyectos de infraestructura mediante comunicaciones con los directores de los países y los funcionarios de los programas en el terreno para identificar las áreas de riesgo. Cuando quedó claro que muchos proyectos se retrasarían debido a la falta de acceso a las comunidades, la lentitud de los procesos de adquisición y las restricciones de liquidez de los socios gubernamentales, los equipos volvieron a prever los objetivos en cuanto al impacto en la población, las fechas de finalización de las infraestructuras y los presupuestos. Water For People también mantuvo abiertas las líneas de comunicación con los donantes y los socios de implementación para garantizar que se establecieran expectativas realistas teniendo en cuenta la constante evolución de los contextos en cada uno de los cinco países de América Latina en los que trabaja

Debido a los confinamientos de los países y a la preocupación general por la seguridad del personal de Water For People, los socios y los miembros de la comunidad, los programas de los países no pudieron completar el monitoreo anual en el año fiscal 2020 (AF20). Water For People suele completar las actividades de monitoreo anual entre febrero y mayo. Los equipos en el país y en los Estados Unidos luego analizan los datos internamente y los utilizan para informar las discusiones en los Talleres de Reflexión anuales en junio o julio. Estos Talleres de Reflexión, en las que participan los socios locales y las partes interesadas, evalúan el progreso en el transcurso del año y aprovechan esa información para informar la planificación para el siguiente año fiscal. En 2020, Water For People modificó este enfoque para profundizar en los conjuntos de datos de 2019 y analizó cuidadosamente los datos cualitativos de 2020 que pudimos recopilar a través de las entrevistas con las autoridades de servicios. El ejercicio resultó valioso y permitió nuevas perspectivas y análisis de conjuntos de datos de años anteriores, incluso mientras las Sesiones de Reflexión se celebraban virtualmente. En el futuro, los programas de los países integrarán estos nuevos análisis en el procesamiento de datos.

La planificación para el AF21 en el AF20 también supuso un reto para la región, ya que la incertidumbre del futuro se cernía sobre el proceso. Para desarrollar objetivos programáticos y presupuestarios realistas que Water For People pudiera presentar con confianza, los programas de los países crearon varios análisis para contemplar los escenarios de "caso más favorable", "caso conservador" y "peor caso". A continuación, los programas de los países determinaron qué escenario se sentían cómodos presentando en los planes operativos multianuales. A medida que avanza el AF21, Water For People analizará estos planes para asegurarse de que se ajustan a los objetivos del programa para 2021 y años futuros.

La tecnología permite a Water For People seguir trabajando a pesar de las restricciones de viaje y la imposibilidad de visitar regularmente los municipios y las comunidades rurales.

Un resultado positivo de la pandemia es que ha acercado a los equipos entre países mediante un uso más regular de la tecnología y de plataformas como Teams, Zoom, WhatsApp y Skype para Negocios. El panorama virtual también ha cambiado la coordinación y la comunicación en apoyo de las Oficinas de ASH de los Municipios y de los proveedores de servicios locales. En Perú, el equipo de país de Water For People creó grupos de WhatsApp para conectarse con las oficinas municipales de ASH y los proveedores de servicios locales. A través de estos grupos, el agua siguió fluyendo durante la pandemia, proporcionando un importante servicio a las poblaciones rurales que ayuda a frenar la propagación del virus. El equipo de Perú también estableció documentos de monitoreo compartidos a los que las oficinas de ASH municipales podían acceder y registrar los niveles de cloración, el flujo de agua y otros indicadores de calidad del servicio para monitorear los niveles de servicio incluso cuando el acceso a las comunidades era limitado. A nivel regional, el equipo de Perú también trabajó con las partes interesadas del gobierno para desarrollar ordenanzas que obligaran a seguir prestando servicios de ASH frente al COVID-19 en las zonas rurales, a pesar de las altas tasas de impago, ya que la gente se enfrentaba a dificultades económicas.

Por último, los nuevos retos y contextos también presentan nuevas oportunidades.

Con un mayor énfasis en el lavado de manos y las prácticas de higiene en el contexto mundial actual, el panorama de los donantes está cambiando y el interés en el sector ASH está creciendo. Al principio de la pandemia, Water For People en América Latina observó que se ponía mucho énfasis en el sector ASH en los servicios urbanos y no en los rurales, ya que el mundo dirigía su atención a las zonas más densas de población para intentar detener la propagación del virus. Sin embargo, Water For People sabe que no se puede ignorar a las poblaciones rurales ante una pandemia. Para ayudar a difundir la importancia de ASH rural, los Responsables de Comunicación de Water For People en cinco países de América Latina se coordinaron para desarrollar una guía de "Gestión sostenible de los servicios de agua y saneamiento en zonas rurales: Escenario COVID-19" (Water For People, 2020). La guía se publicó en el sitio web de Water For People tras la celebración de un seminario web con socios externos y otros actores del sector.

Water For People y otros implementadores de ASH deben estar preparados para adaptarse a los nuevos contextos, aprender de las experiencias y enfrentar los desafíos futuros. El COVID-19 no es el primer factor externo, ni será el último, que supondrá un reto para el sector y nuestro camino hacia la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, especialmente teniendo en cuenta el cambio climático, los desastres naturales y los contextos sociopolíticos. Responder a estas fuerzas externas requiere una gestión sólida y ágil de los programas y una estrecha coordinación para seguir las nuevas oportunidades y buscar nuevas asociaciones. En resumen, el sector ASH, específicamente la gestión de programas ASH, debe reflexionar sobre las experiencias durante COVID-19 para garantizar que las lecciones aprendidas no se desperdicien, y continuar innovando y adaptándose para garantizar que la programación ASH tenga un impacto positivo en todo el mundo.

Comparte esta publicación con tus redes
Español de México