saltar al contenido

Medición de la sostenibilidad

Medición de la sostenibilidad: Mapeando la Lista de Verificación de Servicios Sostenibles a los elementos fundamentales para el fortalecimiento del sistema

Por Laura Burns, Gerente Senior de Financiamiento y Sostenibilidad de ASH

versión inglesa aquí.


El sector de Agua, Saneamiento e Higiene (ASH) ha ido cambiando de orientación, pasando de enfoques poco sistemáticos basados en proyectos a un enfoque de fortalecimiento del sistema, entendiendo la importancia de consolidar todo el entorno propicio para los servicios ASH. Los miembros de Agenda para el Cambio, una colaboración de organizaciones de ideas afines que trabajan para promover un método sostenible de fortalecimiento del sistema para lograr el acceso universal y sostenible al agua, saneamiento e higiene, identificaron ocho elementos fundamentales para la sostenibilidad de los servicios de agua, saneamiento e higiene:

  • Mecanismos y coordinación institucionales: Hayinstituciones relacionadas con la prestación de servicios ASH y una autoridad encargada de los servicios, están claramente definidas y tienen capacidad suficiente. Existe un mecanismo de coordinación de las actividades del sector ASH.
  • Monitoreo: Existen marcos de monitoreo que se utilizan para medir y notificar sobre la calidad de los servicios que se prestan.
  • Planificación: Existen marcos claros para la elaboración de planos y presupuestos a todos los niveles.
  • Gestión de los recursos hídricos: Un marco definido para la asignación y la gestión de la extracción y la calidad del agua existente, y dicho marco se aplica.
  • Infraestructura para la prestación de servicios: Existen marcos, capacidad, y funciones claramente definidas a lo largo del ciclo del proyecto para el desarrollo y mantenimiento de la infraestructura, incluidas las adquisiciones, la construcción y la gestión de activos. 
  • Financiación: Esto incluye los flujos financieros y las responsabilidades. Existen marcos definidos claramente para la financiación de la prestación de servicios, incluidos los flujos financieros y las responsabilidades para los costos de todo el ciclo de vida y las fuentes identificadas para cada componente del ciclo de vida.
  • Regulación y rendición de cuentas: Existe un marco normativo claro, las funciones de regulación están claramente definidas, existe capacidad de regulación, y se han establecido mecanismos de equidad y rendición de cuentas.
  • Aprendizaje y adaptación: Existe la capacidad y los métodos para captar las lecciones aprendidas y adaptar y actualizar los modelos de prestación de servicios y otros elementos fundamentales ante el cambio y las lecciones aprendidas.

A medida que el sector avanza hacia este enfoque de fortalecimiento del sistema y la identificación de los elementos principales, es importante evaluar la solidez de ese entorno y sus elementos. El objetivo final de un sistema ASH es que los servicios sean universales y sostenibles, que el sistema pueda resistir los impactos, ya sean ambientales, políticos, o económicos. La medición de la solidez del sistema es más incierta que la medición de la funcionalidad, el acceso, y niveles de que se centran en la recopilación de datos sobre una infraestructura específica. Water For People midió la sostenibilidad evaluando el desempeño colectivo de los prestadores del servicio. Sin embargo, esto es sólo una parte del sistema ASH y de la sostenibilidad de los servicios.

Conscientes de esta brecha, en 2015 Water For People inició el proceso de elaboración de la Lista de Verificación de Servicios Sostenibles (LVSS), para evaluar el sistema ASH en su conjunto en un municipio. La LVSS es una herramienta utilizada con los socios gubernamentales del municipio para evaluar la solidez y la sostenibilidad de los servicios ASH en un municipio. Combina la evaluación colectiva y cuantitativa del desempeño de los prestadores del servicio con una evaluación cualitativa de la solidez del sistema en su conjunto a nivel de municipio. La LVSS fue lanzada oficialmente en 2017 y se ha aplicado anualmente desde entonces en los nueve programas de país de Water For People a fin de evaluar el entorno propicio para la prestación de servicios ASH a largo plazo. Si bien la LVSS está concebida para el contexto de un municipio específico, tiene ocho indicadores básicos que son consistentes en tres categorías:

  • Autoridad del Servicio: La capacidad de la Autoridad del Servicio, o la entidad responsable de los servicios regulares ASH en un municipio, de gestionar, financiar, y monitorear los servicios ASH en un municipio, con una estructura sólida.
  • Prestador del servicio: La capacidad del Prestador del Servicio, o la entidad responsable del suministro y gestión diaria de los servicios de agua, de financiar, operar, y gestionar los servicios de ASH, con una estructura sólida.
  • Gestión de los recursos hídricos: La capacidad de las autoridades responsables de garantizar la calidad y cantidad de las fuentes de agua en un municipio. 

La LVSS se completa con datos de dos distintas fuentes:

  1. Datos de monitoreo anual para informar las métricas sobre el prestador del servicio.
  2. Entrevistas anuales con los socios del municipio para informar acerca de la autoridad del servicio y la medición de la gestión de los recursos hídricos.

Las puntuaciones, y el proceso de elaboración de las puntuaciones, destacan la importancia de la autoridad del servicio, el prestador del servicio, y la gestión de recursos hídricos para crear el entorno propicio que favorezca los servicios de agua y saneamiento para siempre. Si bien Water For People fue una de las primeras organizaciones en adoptar la medición del sistema ASH, otras organizaciones también han implementado diferentes herramientas para medir el sistema ASH a nivel nacional. Recursos para comprender la amplitud de estas herramientas se pueden encontrar en los informes escritos por la Iniciativa de servicios sostenibles, WaterAid y Agenda para el Cambio.

Si bien no se le denomina específicamente una "evaluación de los elementos fundamentales", la LVSS de Water For People mide los elementos fundamentales con la perspectiva de evaluar la sostenibilidad de los servicios en todo un municipio. De manera similar a la forma en que Water For People alineó el monitoreo anual con el monitoreo del Programa Conjunto de Monitoreo (JMP), los indicadores de la LVSS pueden ser asignados a los ocho elementos fundamentales de los sistemas sostenibles ASH (en el listado abajo y en Figura 1).

Mecanismos y coordinación institucionales
Indicador 1: Estructura de la Autoridad del Servicio
Indicador 5: Estructura del Prestador del Servicio

Financiación
Indicador 2: Financiación de la Autoridad del Servicio
Indicador 6: Financiación del Prestador del Servicio

Infraestructura de la prestación de servicios
Indicador 3: Gestión de la Autoridad del Servicio
Indicador 7: Operación y Mantenimiento del Prestador del Servicio

Planificación
Indicador 1: Estructura de la Autoridad del Servicio
Indicador 4: Monitoreo

Regulación y Rendición de Cuentas
Indicador 1: Estructura de la Autoridad del Servicio
Indicador 5: Estructura del Prestador del Servicio

Aprendizaje y adaptación
Indicador 4: Monitoreo de la Autoridad del Servicio

Monitoreo
Indicador 4: Monitoreo de la Autoridad del Servicio

Gestión de los recursos hídricos
Indicador 8: Gestión de los recursos hídricos

Figura 1: Los Indicadores de la Lista de Verificación de Servicios Sostenibles de Water For People mapeados a los elementos fundamentales del fortalecimiento de sistemas

Está claro que los ocho indicadores de Water For People miden transversalmente a todos los elementos fundamentales, con indicadores que, a menudo, buscan medir más que un solo elemento fundamental. La LVSS fue diseñada no como una definición del sistema ASH, sino como una herramienta de medición para evaluar la solidez del sistema ASH. Los indicadores están organizados para identificar claramente a los actores responsables, asignando responsabilidades a los actores en el sistema ASH.

Sin embargo, hay ámbitos en los que es necesario realizar una evaluación complementaria a la LVSS. Por ejemplo, si bien la LVSS mide los elementos bajo los mecanismos y coordinación institucionales, relacionados específicamente con el funcionamiento de los prestadores del servicio y las autoridades del servicio, se deben evaluar otros actores, como los ministerios de salud, educación, y medioambiente, para tener una visión más completa del entorno operativo. Además, la LVSS no es un análisis de red que estudie la forma en que los distintos actores interactúan dentro del sistema. Lo mismo ocurre con la regulación y la rendición de cuentas; si bien la LVSS hace un buen trabajo al medir un nivel de municipio, sabemos que la regulación nacional también desempeña un papel fundamental e influye en los servicios ASH en un municipio y es necesario realizar un análisis a nivel nacional para tener una mejor concepción del sistema CENIZA. Water For People está trabajando activamente para analizar la solidez del sistema nacional y así comprender mejor el sistema ASH de cada país.

Figura 2: Tendencias de los resultados de la LVSS, 2018-2019

Históricamente, como puede observarse en los resultados de la LVSS sobre las tendencias de los servicios de agua (Figura 2), las áreas de mayor desafío para Water For People giran en torno a la financiación de los prestadores del servicio, la gestión de los recursos hídricos, y el monitoreo dirigido por el gobierno. Teniendo esto en cuenta, se puede inferir que, a nivel mundial, algunos de los elementos fundamentales más difíciles de fortalecer y fomentar girarán principalmente en torno al monitoreo dirigido por el gobierno, la financiación, y la gestión de los recursos hídricos. 

Ahora que como sector hemos identificado los elementos fundamentales de los sistemas ASH sólidos, las organizaciones deben tratar de analizar estos elementos, ya sea a través de la LVSS o de otras herramientas del sector. Al evaluar la solidez de los sistemas ASH, las organizaciones y sus socios gubernamentales podrán centrar sus esfuerzos en acciones específicas para mejorar la sostenibilidad de sistemas de ASH. Además, las organizaciones no gubernamentales del sector deben colaborar a nivel nacional, tanto en las evaluaciones de la fortaleza de sistemas como en responder a los desafíos identificados en las evaluaciones, para así garantizar que estamos trabajando de una manera más armonizada y generando mayor impacto , para desarrollar, evaluar y mantener sistemas ASH sólidos en países enteros.

Comparte esta publicación con tus redes
Español de México